Cuando visitamos Vigo debemos conocer uno de sus lugares míticos, el hermoso Monte del Castro, y su visita por la noche es de ensueño, y por de dia es una preosidad.
Este es el punto original de la ciudad, donde los antiguos pobladores se asentaron. De hecho aún se conservan restos castrenses del siglo segundo y tercero antes de Cristo.
Los pobladores escogieron tal espacio porque desde las alturas se domina toda la bahía de Vigo, durante la edad media se levantaron tanto el castillo del Castro como el cercano castillo de San Sebastián, hoy toda la zona y alrededores forman un gran parque, que sirve de pulmón verde de la ciudad, y en una de sus laderas se han encontrado restos arqueológicos que se pueden visitar.
Desde lo alto del monte disfrutamos de hermosas vistas desde diferentes miradores. Además podemos dar un paseo por sus jardines y alrededores, a la sombra de grandes pinos, cedros o camelias, el primer recinto es la fortaleza que corona la cima del Castro, ahora convertido en mirador, las vistas son impresionantes y merece la pena ir con tiempo y sin prisas, en ella podemos encontrar el monumento dedicado al empuje vigués y a los canteros.
El segundo recinto es la fortaleza de San Sebastián, en la actualidad ocupado por la Plaza del Rey y la casa consistorial. Se han encontrado pasadizos y túneles que comunicaban los castillos entre sí, y la ciudad, parte de la fortaleza que protegía el castillo de O Castro pero lo más impactante son las panorámicas de toda la ría tanto de dia como por la noche, haciéndonos ver el gran estratégico del emplazamiento.

Vistas nocturnas de Vigo desde el parque del O Castro.

DSC_0006

DSC_0007

DSC_0010

DSC_0016

DSC_0020

DSC_0021

DSC_0023

DSC_0028

DSC_0029

DSC_0034

DSC_0035

Anuncios