El famoso tranvía  (Peniche 18)  en el que viajaron miles de vigueses hace medio siglo con el número 50 retorna a  la ciudad de donde nunca debiera haber desaparecido, por lo menos como un transporte respetuoso con el medio ambiente y la naturaleza y, quien sabe si quizás viendo como esta todo de revuelto a nivel climático no tendremos que volver a recuperar este precioso y muy respetuoso con los estándares que hoy en día se exige a los medios de transporte público.     

El Concello de Vigo  y la compañía de autobuses urbanos  Vitrasa han instalado en la Praza do Emigrante barrio de Coya,  una réplica restaurada de uno de aquellos vagones que circulaban por la ciudad hace cincuenta años.

La compañía de Vitrasa y el Concello de Vigo  invita a todos los vigueses y visitantes a hacer un viaje al pasado en la  Plaza do Emigrante antiguas cocheras de los tranvías vigueses.   La reformada plaza del barrio de Coia cuenta también con el mítico tranvía que quiere homenajear a un histórico servicio de transporte que dejó huella en la ciudad y que contribuyó a su crecimiento como urbe en el siglo XX.